domingo, 8 de febrero de 2009

“Alabado sea el Señor que, porque es bueno…”


V Domingo durante el año (b)
“Alabado sea el Señor que, porque es bueno, sana las heridas de los que sufren y las venda… él cura nuestras heridas”
(Sal 147)

Por Mons. Marcelo Martorell

El domingo de hoy nos inserta en el mundo del dolor, ese mundo tan habitual en nuestras vidas. Sufrimos males y enfermedades del alma, del cuerpo y de la psiquis. Y ciertamente no podemos habituarnos a él. No deseamos sufrir, buscamos más bien lo contrario, queremos estar bien, no tener dolores ni enfermedades, ni padecer las miserias del alma y de la vida en general.

Leer más…